viernes, 29 de junio de 2012

Primera Lámina de "Cabala Mineralis"


La mina de nuestro Mercurio es nuesto Nitro no el del vulgo.
Nuestro acerbo Vitriolo no es el acuoso del vulgo.
Nuestro Armoníaco no es el del vulgo.

¿Alguien tiene aún dudas de que nuestra Materia sea una materia vulgar?

miércoles, 27 de junio de 2012

Sobre el Imán de los Sabios

Son muchos los que hoy día se lanzan a la búsqueda de aquella materia tan citada por los alquimistas que deberá servir de Imán.

El Imán Filosófico es un material que ha de atraer algo, en este caso el Espíritu Universal (Spiritus Mundi); algunos creen que este Imán es una cosa, un mineral o una sal que ha sido velada bajo oscuras palabras a lo larg de los siglos, y que una vez descubierta nos permitirá aplicar las diferentes recetas para culminar la Gran Obra. Nada más lejos de la verdad.

El Imán no es una materia definida. Todas las cosas que existen en este mundo pueden ser un Imán Filosófico. Un Imán es un estado de la materia, que debe cumplir varias cualidades para poder, según el caso, atraer el Espíritu, fijarlo o destilarlo/soltarlo. Es decir, que en realidad hay muchos Imanes Filosóficos, que cada uno cumple su función, que puede ser un solo material, o dos, o mil; eso no es lo relevante, lo importante aquí, y es la diferencia entre la química y la alquimia, es el estado de este o de estos materiales, sus cualidades, más que su composición química, o su procedencia, ya que los Imanes pueden ser naturales, o ser creados por el Arte.

Por ello todos los Sabios dicen que la materia es solo una (o dos de su misma Naturaleza): porque en alquimia consideramos a las cosas por sus cualidades, no por sus átomos constituyentes.

La pregunta del lector será inevitable: ¿cómo encontrar, entonces, un Imán? Si queremos atraer chatarra, usaremos un imán vulgar de magnetita. De la misma forma, al usar un Imán Filosófico, tenemos que saber primer qué queremos atraer. Por eso los antiguos decían que primero hay que encontrar al acero, y que luego el Imán nos será obvio.

Teniendo en cuenta que en este paradigma lo similar atrae lo similar, convendría preguntarnos qué es el Espíritu Universal, cual es su función, el como trabaja y sus cualidades, antes de ponernos a trastear por pedregales y canteras.

sábado, 23 de junio de 2012

Noche de San Juan


¡Avivad el Fuego, alquimistas, porque ha llegado San Juan! Tras unos meses después de comenzar la Obra, después de haber atrapado el Espíritu y con este disuelto, fermentado y putrificado el Cuerpo, después de haber visto el Cuervo, llega la hora de la blancura, la pureza, la luz y la calma. El verano llega, las temperaturas suben y, en nuestro athanor, la Salamandra, antes cubierta de tinieblas, ahora resucita para pedir al artista un alimento contundente, que la llevará a la madurez y la perfección, a la rojez absoluta. Avivad, pues, el Fuego, pero no el vulgar, sino Nuestro Fuego Secreto, aquel que no quema.

jueves, 21 de junio de 2012

Claro de Luna Químico


Traigo un pequeño tratado de origen alemán traducido por L. (con su permiso) por primera vez al castellano. Es una obra sencilla que no tiene desperdicio, del alquimista Johann Friedrich Fleischer, publicada en 1744. Trata extensamente sobre la Materia de nuestro Arte, algo que se agradece de vez en cuando. Espero que sea del agrado de los lectores.

[Editado preventivamente por la nueva ley]

lunes, 18 de junio de 2012

Primera fases de la Gran Obra

Al neófito en nuestro Arte nunca le sobran los buenos consejos, cosa que escasea en nuestro tiempo, desgraciadamente. Voy a intentar dar unas directrices relativas al inicio de la Gran Obra, que es lo que más suelen obviar los grandes clásicos, y lo más secreto, ya que es la Llave del Laberinto.

En principio, el objetivo de esta primera fase es uno, y está bien claro:
  • Conseguir el Mercurio Filosófico, también llamado Disolvente Universal, Alkhaest, León Verde, etc.
El cómo conseguirlo, no voy a discutirlo aquí: se puede extraer, sacar, atrapar o aislar, depende de la Vía que siga cada uno, cosa en la que prefiero no entrar.

viernes, 15 de junio de 2012

Cuándo practicar Alquimia

¿Es importante el estado del cielo (astronómico) o el clima a la hora de practicar Alquimia? Pues, según mi opinión personal, depende. Si ya sabemos bastante sobre Alquimia (hasta el punto que seamos Adeptos) creo que no hace falta, pues el conocimiento adquirido abre otras posibilidades. En cambio, si aún estamos algo verdes (o si aún ni siquiera nos hemos "plantado") entonces conocer ciertos detalles puede facilitar mucho las cosas.

Por ello, he hecho un pequeño resumen de ciertas condiciones preliminares que se han de cumplir, relativas al estado exterior del mundo, a la hora de empezar la Obra Filosófica, basándome en muchos textos, que he ido leyendo a lo largo de los años. A saber:

  • Conviene que sea primavera, o en su defecto otoño.
  • Debe ser de noche.
  • La fase lunar debe estar entre cuarto creciente y luna llena.
  • El cielo debe estar claro, sin nubes.
  • El viento debe soplar desde el norte, o el noreste, suavemente.

Si uno toma en cuenta estas sencillas directrices se puede afirmar categóricamente que, al menos, empieza con bien pie, lo cual no es nada despreciable hoy día.