miércoles, 28 de marzo de 2012

El Alquimista, de Salvador Dalí


Fabuloso cuadro, un tanto desconocido, del fantástico genio del surrealismo Salvador Dalí, pintado en 1962. En él se pueden apreciar diversas figuras de Atanores y matraces, muy similares a los clásicos que se pueden encontrar en los diversos tratados de nuestro Arte. Sin duda, el pintor leyó con atención dichos libros, dado el detalle logrado.

Con respecto al significado surrealista, guardaré silencio, pues soy un profano en la materia.

lunes, 26 de marzo de 2012

Flores de Venus


Con este curioso software, se puede observar y estudiar la trayectoria de los diferentes planetas del Sistema Solar. Si ponemos a la Tierra en el centro y a Venus orbitando a su alrededor (tal y como nos parece que ocurre desde nuestro punto de vista geocéntrico) podemos observar que el trazo del planeta al orbitar se asemeja mucho a una flor de cinco pétalos. Tal vez sea una pista en ese mundo de las signaturas. Ni que decir tiene que recomiendo jugar un poco con ese programa para encontrar más relaciones ocultas entre lo superior y lo inferior. Ahí lo dejo.

viernes, 9 de marzo de 2012

Año Nuevo Hermético: La Anunciación

Ya quedo poquito para que empiece el Año Nuevo Hermético, cosa que ocurrirá este año exactamente el día 20 de marzo a las 5:14 AM. En este día, que se llama también equinoccio, el día dura lo mismo que la noche, es decir, el equilibrio entre la oscuridad y la luz es tan preciso y armónico que el Espíritu Universal brotará como una fuente, dando comienzo a la primavera boreal. En este momento, es cuando se puede (y se debe) comenzar practicar Alquimia, al menos para los seguidores de las enseñanzas antiguas.

domingo, 4 de marzo de 2012

De Quintaessentia

Hoy voy a hablar un poco de lo que es una quintaesencia, intentando definir el concepto. Como sabemos, los alquimistas consideran cuatro elementos. Estos cuatro elementos, según el contexto, pueden ser unas sustancias u otras. Algunos, quizás por oscurecer un poco más el lenguaje, hablan de tres principios (Mercurio, Azufre y otro inferior, la Sal), pero eso no importa, pues los principios no son más que los elementos en otro estado.

Los alquimistas consideran que todo fue creado a partir del Caos primigenio, que este Caos (que es una masa de materia informe y primitiva) se puede separar jerárquicamente en sutiles y en gruesos, hasta acabar con los cuatro elementos separados. Pero, si los limpiamos por independientemente y los reunimos de nuevo, en vez de tener otra vez el Caos, tenemos la Quintaesencia, que no es otra que el Quinto Elemento, es decir, un Elemento nuevo, que contiene las propiedades de los otros cuatro. Es tan sutil como grueso, tan seco como húmedo, y tan cálido como frío. Es decir, es una combinación en propiedades perfecta de estos cuatro.

En la Gran Obra, la Quintaesencia sería la Piedra Filosofal. En Espagiria, el Primum Ens, por poner algún ejemplo; es el Caos primitivo, pero limpio, asesinado por el Arte, resucitado de nuevo y madurado hasta la perfección.