miércoles, 28 de noviembre de 2012

San Bernardo de Claraval: Alquimia y Templarios

Hace tiempo que no escribo nada en el blog, espero que mis lectores me disculpen.

Hoy traigo uno de esos mitos alquímicos que permanecen ocultos entre la leyenda y la historia; se trata de San Bernardo de Claraval o Bernard de Clairvaux.

Este monje nació en 1090 en la Borgoña, y con su presencia la Orden del Císter se expandió por toda Europa. En plena época de cruzadas, fue patrón y uno de los inspiradores espirituales de la afamada y misteriosa Oden del Temple, al ser sobrino de André de Montbard, uno de los caballeros fundadores, que llegaría a ser el quinto Gran Maestre de la Orden.

Sin embargo, lo que nos atañe a nosotros, relativo al interés alquímico, es cierta leyenda que se cuenta relativo a su primera revelación.

viernes, 28 de septiembre de 2012

"Alquimia, tras la Piedra Filsofal", de Luis Silva

Tras unos meses de inactividad, vuelvo para dar una buena noticia, y es que Luis Silva ha resultado ganador del II Premio Nacional Juan Antonio Cebrián de divulgación histórica (nacido de los creadores del prestigioso programa de Onda Cero La Rosa de los Vientos), con su trabajo "Alquimia, tras la Piedra Filosofal", cosa que ayudará sin duda a dar prestigio a nuestro Arte a nivel nacional.

Según me consta, el libro se publicará muy pronto, o sea, que podremos disfrutarlo antes de que acabe el año.

Desde este humilde rincón, mi más sincera enhorabuena a Luis. ¡Disfruta mucho tu premio!

jueves, 26 de julio de 2012

Requiem por la Revista Azogue

Tras unos meses de espera, compruebo con pavor que el sitio web de la más famosa (o la única) revista contemporánea dedicada al estudio histórico de la alquimia en nuestra lengua parece haber caído. No se me ocurrió otra forma mejor de expresar mi dolor ante tan dramático hecho que escribir un pequeño homenaje a esta publicación.

Desde finales de los 90, la Revista Azogue (http://www.revistaazogue.com) ha ido publicando decenas de artículos de impecable rigor histórico y científico relativos a la historia de la alquimia en Occidente, a su contexto farmacéutico y a divulgar preciosos textos perdidos en colecciones privadas, en sus seis números que, aunque pequeños en tamaño, eran enormes en erudición. Si bien su objetivo no era alquímico, sino histórico, sus artículos explicaban y rebatían, con tremenda minuciosidad, la idea de lo que fue y sigue siendo la alquimia, en contra de la pseudo-alquimia actual imperante, implantada por el señor C. G. Jung y sus seguidores.

Jamás podremos olvidar la labor de José Rodríguez Guerrero, de Mar Rey Bueno, de Iván Elvira y de tantos otros colaboradores que, desinteresadamente, rindieron tan tremendo culto al Arte Sacro.

Ahora, la página web está vacía, acosada por ataques de virus en las últimas semanas; ya nada queda, oficialmente, de la Revista, con su séptimo número prometido, en el aire, desde hace casi un año. Sin embargo, como bien sabemos en alquimia, la muerte es solo preludio del renacimiento, y desde aquí, con toda la fe, esperanza y ánimo, aguardamos a que que se blanquee este sepulcral Nigredo y que, como el Fénix, la Revista Azogue renazca de sus cenizas y vuelva a relucir como nunca.

miércoles, 11 de julio de 2012

Vino Filosófico

Hoy he sacado de la gruta donde estaba fermentando un poco de vino, al que tengo el atrevimiento de llamar filosófico, pero con ciertas reservas. Su ingrediente principal es rocío de mayo, un poco de agua de lluvia tormentosa y madera de roble americano, tal y como manda el buen vino. El recipiente no puede ser más idóneo: una damajuana arcaica que tiene casi un siglo de antigüedad.

Su olor, lejos de ser desagradable, posee cierto aroma a rosas o violetas. Intentaré extraer su espíritu según el Arte, para diversas aplicaciones espagíricas que tengo en mente.

Adjunto los correspondientes pictogramas para que quede claro el aspecto que semejante vino posee.


viernes, 29 de junio de 2012

Primera Lámina de "Cabala Mineralis"


La mina de nuestro Mercurio es nuesto Nitro no el del vulgo.
Nuestro acerbo Vitriolo no es el acuoso del vulgo.
Nuestro Armoníaco no es el del vulgo.

¿Alguien tiene aún dudas de que nuestra Materia sea una materia vulgar?

miércoles, 27 de junio de 2012

Sobre el Imán de los Sabios

Son muchos los que hoy día se lanzan a la búsqueda de aquella materia tan citada por los alquimistas que deberá servir de Imán.

El Imán Filosófico es un material que ha de atraer algo, en este caso el Espíritu Universal (Spiritus Mundi); algunos creen que este Imán es una cosa, un mineral o una sal que ha sido velada bajo oscuras palabras a lo larg de los siglos, y que una vez descubierta nos permitirá aplicar las diferentes recetas para culminar la Gran Obra. Nada más lejos de la verdad.

El Imán no es una materia definida. Todas las cosas que existen en este mundo pueden ser un Imán Filosófico. Un Imán es un estado de la materia, que debe cumplir varias cualidades para poder, según el caso, atraer el Espíritu, fijarlo o destilarlo/soltarlo. Es decir, que en realidad hay muchos Imanes Filosóficos, que cada uno cumple su función, que puede ser un solo material, o dos, o mil; eso no es lo relevante, lo importante aquí, y es la diferencia entre la química y la alquimia, es el estado de este o de estos materiales, sus cualidades, más que su composición química, o su procedencia, ya que los Imanes pueden ser naturales, o ser creados por el Arte.

Por ello todos los Sabios dicen que la materia es solo una (o dos de su misma Naturaleza): porque en alquimia consideramos a las cosas por sus cualidades, no por sus átomos constituyentes.

La pregunta del lector será inevitable: ¿cómo encontrar, entonces, un Imán? Si queremos atraer chatarra, usaremos un imán vulgar de magnetita. De la misma forma, al usar un Imán Filosófico, tenemos que saber primer qué queremos atraer. Por eso los antiguos decían que primero hay que encontrar al acero, y que luego el Imán nos será obvio.

Teniendo en cuenta que en este paradigma lo similar atrae lo similar, convendría preguntarnos qué es el Espíritu Universal, cual es su función, el como trabaja y sus cualidades, antes de ponernos a trastear por pedregales y canteras.

sábado, 23 de junio de 2012

Noche de San Juan


¡Avivad el Fuego, alquimistas, porque ha llegado San Juan! Tras unos meses después de comenzar la Obra, después de haber atrapado el Espíritu y con este disuelto, fermentado y putrificado el Cuerpo, después de haber visto el Cuervo, llega la hora de la blancura, la pureza, la luz y la calma. El verano llega, las temperaturas suben y, en nuestro athanor, la Salamandra, antes cubierta de tinieblas, ahora resucita para pedir al artista un alimento contundente, que la llevará a la madurez y la perfección, a la rojez absoluta. Avivad, pues, el Fuego, pero no el vulgar, sino Nuestro Fuego Secreto, aquel que no quema.

jueves, 21 de junio de 2012

Claro de Luna Químico


Traigo un pequeño tratado de origen alemán traducido por L. (con su permiso) por primera vez al castellano. Es una obra sencilla que no tiene desperdicio, del alquimista Johann Friedrich Fleischer, publicada en 1744. Trata extensamente sobre la Materia de nuestro Arte, algo que se agradece de vez en cuando. Espero que sea del agrado de los lectores.

[Editado preventivamente por la nueva ley]

lunes, 18 de junio de 2012

Primera fases de la Gran Obra

Al neófito en nuestro Arte nunca le sobran los buenos consejos, cosa que escasea en nuestro tiempo, desgraciadamente. Voy a intentar dar unas directrices relativas al inicio de la Gran Obra, que es lo que más suelen obviar los grandes clásicos, y lo más secreto, ya que es la Llave del Laberinto.

En principio, el objetivo de esta primera fase es uno, y está bien claro:
  • Conseguir el Mercurio Filosófico, también llamado Disolvente Universal, Alkhaest, León Verde, etc.
El cómo conseguirlo, no voy a discutirlo aquí: se puede extraer, sacar, atrapar o aislar, depende de la Vía que siga cada uno, cosa en la que prefiero no entrar.

viernes, 15 de junio de 2012

Cuándo practicar Alquimia

¿Es importante el estado del cielo (astronómico) o el clima a la hora de practicar Alquimia? Pues, según mi opinión personal, depende. Si ya sabemos bastante sobre Alquimia (hasta el punto que seamos Adeptos) creo que no hace falta, pues el conocimiento adquirido abre otras posibilidades. En cambio, si aún estamos algo verdes (o si aún ni siquiera nos hemos "plantado") entonces conocer ciertos detalles puede facilitar mucho las cosas.

Por ello, he hecho un pequeño resumen de ciertas condiciones preliminares que se han de cumplir, relativas al estado exterior del mundo, a la hora de empezar la Obra Filosófica, basándome en muchos textos, que he ido leyendo a lo largo de los años. A saber:

  • Conviene que sea primavera, o en su defecto otoño.
  • Debe ser de noche.
  • La fase lunar debe estar entre cuarto creciente y luna llena.
  • El cielo debe estar claro, sin nubes.
  • El viento debe soplar desde el norte, o el noreste, suavemente.

Si uno toma en cuenta estas sencillas directrices se puede afirmar categóricamente que, al menos, empieza con bien pie, lo cual no es nada despreciable hoy día.

miércoles, 23 de mayo de 2012

Menstruos Filosóficos

Voy a hacer una pequeña aclaración con respecto a los Menstruos, es decir, sustancias que sirven para llevar a otras sustancias, en este caso, filosóficas. Hay mucha confusión al respecto, por lo que me gustaría hacer esta clasificación, por sintetizar un poco: los Menstruos pueden ser Atramentos (Atramentum) o bien Disolventes.

Los Atramentos sería todo aquello que sirve para extraer y asimilar una sustancia. Por ejemplo, el agua o el Espíritu del Vino es un Atramento, que pueden ser usados para extraer Azufres del Reino Vegetal.

Por otra parte, está el concepto de Disolvente que, siendo muy parecidos a los Atramentos, retrogradan y hacen fermentar a la materia en estudio. Es decir, disuelven filosóficamente, hacen que la materia vuelva a sus primeros orígenes, dejandola en un caos inespecífico y Universal. Estos, son más secretos y más interesantes desde el punto de vista alquímico, y pueden ser a su vez particulares o universales.

Los particulares podrían hacer fermentar a ciertos metales, sales, plantas o aguas; mientras que los universales, entre los que se contarían por ejemplo el llamado León Verde o el Espíritu de Vino de los Adeptos de Llull, serían capaz de poner en un estado de Nigredo a cualquier cosa que toque, dependiendo de la "fuerza" que tengan, claro, en mayor o menor tiempo.

El que un Menstruo sea un simple Atramento o todo un Disolvente depende de la "cantidad" de Espíritu Universal que "contenga."

Quede hecho el apunte.

sábado, 12 de mayo de 2012

El secreto de las patatas


Cuando por cierta técnica que conozco hago cambiar la naturaleza de la patata de vegetal a mineral, surge en su interior cierto cristal rojizo, a veces con mejor y otras con peor fortuna dependiendo de varios factores, que tiene maravillosas propiedades de índole medicinal (esta vez para ciertos metales) insospechadas por la mayoría. Como se trata de un proceso secreto pero alcanzable, no diré nada más que dar ánimos en que los interesados investiguen los secretos que guardan los tubérculos.

jueves, 3 de mayo de 2012

Un buen Laboratorio

Cualquier que desee alquimiar ha de procurarse de un buen Laboratorio. Este lugar, indispensable, es donde se practica el Arte, desde el comienzo hasta el fin de la Gran Obra. Pero en esta Ciencia tan sutil uno debe estar atento a muchas cosas.

Sobraría ahora ponerme a explicar los matraces o crisoles que debe tener un Laboratorio de Alquimia. Cualquier persona con un poco de astucia podrá encontrar los instrumentos necesarios para llevar a cabo su Vía; sin embargo, me gustaría hablar de las características a nivel Filosófico que debe poseer este espacio. Como pretendo dar unas directrices, y no una receta, lo que cuente aquí debe tomarse como una visión general del asunto, y no como un plano.

viernes, 20 de abril de 2012

Como niños

Abriendo (alegóricamente) la cabeza
Los antiguos decían que la alquimia era cosa de niños, y esto se puede entender a muchos niveles, como viene siendo habitual. Hay quien opina que esto es tan solo una metáfora más para darnos indicaciones laboriales. Sin ir más lejos, he llegado a oir que es una pista para trabajar con la orina como materia primera, esgrimiendo argumentos en mi opinión algo débiles, que no hacen más que intentar que la realidad encaje en nuestra cuadriculada opinión personal.

Sin embargo, a mí me gustaría llevarlo a un plano más trascendente. Para practicar alquimia hay que ser como niños porque tenemos que tener una mente y un corazón vírgenes, puros y que no esté previamente ocupado por perniciosas ideas preconcebidas. A la alquimia hay que acercarse desnudo, como vienen los niños al mundo. No se pueden traer pensamientos ni ideas de casa, es necesario vaciar la cabeza y el espíritu, pues lo que encontramos aquí es la lógica que está detrás de la lógica, la razón más allá de la razón, el Espíritu más allá del espíritu. Jamás un científico (empleado su modo de pensar científico, claro) podrá alcanzar la Piedra, porque sus propios prejuicios le bloquean ante una manera de pensar que no sigue su método.

Para encontrar nuestra Piedra, hay que trasladarse a la parte posterior del mundo, hay que trascender de nuestro quehacer cotidiano, hay que ampliar nuestra visión, darle nuevos horizontes, y ver el universo entero como un todo, adquirir una visión holística del mundo, general y compleja, pero infinitamente sutil y dulce. Así es como podremos tener una mente herméticamente analista, y así es como se nos revelará el secreto de la creación, de la generación y de la muerte para, con estos conocimientos teóricos, poder comenzar nuestra Gran Obra.

En definitiva, la alquimia requiere comprender un paradigma nuevo, que no se puede contar y al que solo se puede acceder por uno mismo. Es una autoiniciación, es una revelación, es el Donum Dei de los antiguos, es el Verbum Dimissum. Y yo, en mi humildad, aunque no creo que sea una cuestión divina, desde luego opino que la alquimia no puede ser un simple pasatiempo, sino algo que requiere un compromiso vital con uno mismo.

jueves, 12 de abril de 2012

La Materia Primera de Fulcanelli

La diosa egipcia Bastet
Se suele aceptar el hecho de que Fulcanelli utilizaba el mineral de la estibina como Materia Primera de su Obra; sin embargo, una persona me mostró algunas pruebas que refutaban esta teoría.

En primer lugar, observése este fragmento de El Misterio de las Catedrales (1925):
[...] En cuanto al sujeto grosero de la Obra, unos lo llaman Magnesia lunar, otros, más sinceros, lo denominan Plomo de los Sabios, Satumia vegetable. Philaléthe, Basilio Valentin y el Cosmopolita le dan el nombre de Hijo o Niño de Satumo. Con estas denominaciones, refiéranse, ora a su propiedad magnética y de atracción del azufre, ora a su calidad de fusible y a su fácil licuefacción. Para todos ellos, es la Tierra Santa (Terra Sancta): y, en fin, este mineral tiene por jeroglífico celeste el signo astronómico del Cordero (Aries), Gala significa, en griego, leche, y el mercurio es llamado también Leche de Virgen (lac virginis). Si prestáis, pues, atención, hermanos míos, a lo que hemos dicho sobre la galette de Reyes, y si sabéis por qué los egipcios divinizaron al gato, no podréis tener ya ninguna duda sobre el sujeto que debéis elegir; su nombre vulgar se os aparecerá con toda claridad. [...] 

miércoles, 11 de abril de 2012

El ángel caído

En el Parque del Retiro, en Madrid, hay una curiosa fuente. En ella se puede apreciar a Lucifer siendo expulsado del cielo, expresándose en su rostro tan poco gloriosa caída.

El escultor fue el señor Ricardo Bellver, que realizó la escultura principal en 1877. Ignoro si era conocedor de la simbología hermética, pero realmente no lo creo; aún así, no hace falta saber de alquimia para representar un motivo alquímico, pues en esta obra lo que se muestra es un mito bien arraigado, al que le voy a dar una perspectiva relativa al motivo de este blog.

La escultura de bronce parece, desde luego, estar viva. El ángel, que aún posee alas, es expulsado del cielo, al cual dirige su mirada, dibujando un grito silencioso con su metálica garganta. Se lleva una mano a la cabeza, como intentando guardar el equilibrio, cosa que no puede llevar a cabo pues, enredada en sus piernas, una serpiente le atrapa desde el suelo, fijándolo a la tierra, como sello de su condena, encadenándolo a la tierra.

Según mi humilde opinión, Lucifer no es otro que el mismísimo Espíritu Universal, que desciende a la Tierra. Es expulsado, o más bien "emado" del mismo centro del Cielo: aquel lugar de donde proviene le manda hacia abajo, de forma violenta, sin que se pueda negar, por más que lo intenta, ya que es su destino, el final de su aventura rebelde. Es un final que no desea, como ser espiritual y puro, gusta del mundo volatilísimo del que proviene, y su caída le causa gran dolor.

Y no es para menos, pues en su viaje hacia este valle de lágrima va adquiriendo, cada vez más, una sustancia grosera, que surge en su camino, y que le va haciendo cada vez más corpóreo, más denso, más sulfuroso. Su naturaleza, antes mercurial y volátil, se torna ahora escamada en azufre, motivo que es representado por la serpiente, que se aferra a él, hasta transmutarlo completamente en lo contrario a lo que era, atándolo a la Tierra, auténtica prisión para el espíritu.

Y ahí es donde reside su maldición: el haber sido cambiados sus principios más íntimos, con el único fin de traer, desde lo alto, un girón sucio de estrellas, un trocito de luz hecho tinieblas, un pedacito de aquella sustancia infinita que es la creadora de todas las cosas, convertida ahora en carne y barro. Su destino, crudísimo, no es más que cumplir aquella ley hermética que proclama que todo es igual arriba como lo es abajo, y que nuestro mundo, grosero y sucio, no podría existir si no existe también un lugar opuesto, sutil y puro.
Quod est inferius est sicut quod est superius, et quod est superius est sicut quod est inferius, ad perpetranda miracula rei unius.
Por esta sufrida misión y por este tremendo sacrificio, que no es otro que ser el martillo con el que se construyó el mundo, no tengo más que decir: gracias Lucifer.

miércoles, 28 de marzo de 2012

El Alquimista, de Salvador Dalí


Fabuloso cuadro, un tanto desconocido, del fantástico genio del surrealismo Salvador Dalí, pintado en 1962. En él se pueden apreciar diversas figuras de Atanores y matraces, muy similares a los clásicos que se pueden encontrar en los diversos tratados de nuestro Arte. Sin duda, el pintor leyó con atención dichos libros, dado el detalle logrado.

Con respecto al significado surrealista, guardaré silencio, pues soy un profano en la materia.

lunes, 26 de marzo de 2012

Flores de Venus


Con este curioso software, se puede observar y estudiar la trayectoria de los diferentes planetas del Sistema Solar. Si ponemos a la Tierra en el centro y a Venus orbitando a su alrededor (tal y como nos parece que ocurre desde nuestro punto de vista geocéntrico) podemos observar que el trazo del planeta al orbitar se asemeja mucho a una flor de cinco pétalos. Tal vez sea una pista en ese mundo de las signaturas. Ni que decir tiene que recomiendo jugar un poco con ese programa para encontrar más relaciones ocultas entre lo superior y lo inferior. Ahí lo dejo.

viernes, 9 de marzo de 2012

Año Nuevo Hermético: La Anunciación

Ya quedo poquito para que empiece el Año Nuevo Hermético, cosa que ocurrirá este año exactamente el día 20 de marzo a las 5:14 AM. En este día, que se llama también equinoccio, el día dura lo mismo que la noche, es decir, el equilibrio entre la oscuridad y la luz es tan preciso y armónico que el Espíritu Universal brotará como una fuente, dando comienzo a la primavera boreal. En este momento, es cuando se puede (y se debe) comenzar practicar Alquimia, al menos para los seguidores de las enseñanzas antiguas.

domingo, 4 de marzo de 2012

De Quintaessentia

Hoy voy a hablar un poco de lo que es una quintaesencia, intentando definir el concepto. Como sabemos, los alquimistas consideran cuatro elementos. Estos cuatro elementos, según el contexto, pueden ser unas sustancias u otras. Algunos, quizás por oscurecer un poco más el lenguaje, hablan de tres principios (Mercurio, Azufre y otro inferior, la Sal), pero eso no importa, pues los principios no son más que los elementos en otro estado.

Los alquimistas consideran que todo fue creado a partir del Caos primigenio, que este Caos (que es una masa de materia informe y primitiva) se puede separar jerárquicamente en sutiles y en gruesos, hasta acabar con los cuatro elementos separados. Pero, si los limpiamos por independientemente y los reunimos de nuevo, en vez de tener otra vez el Caos, tenemos la Quintaesencia, que no es otra que el Quinto Elemento, es decir, un Elemento nuevo, que contiene las propiedades de los otros cuatro. Es tan sutil como grueso, tan seco como húmedo, y tan cálido como frío. Es decir, es una combinación en propiedades perfecta de estos cuatro.

En la Gran Obra, la Quintaesencia sería la Piedra Filosofal. En Espagiria, el Primum Ens, por poner algún ejemplo; es el Caos primitivo, pero limpio, asesinado por el Arte, resucitado de nuevo y madurado hasta la perfección.

miércoles, 29 de febrero de 2012

Cómo reconocer a un soplador

Se llama "soplador" a toda persona denominada alquimista sin serlo. La palabra en sí viene por aquellos que o bien soplan demasiado fuerte, avivando mucho el fuego y quemando lo que no deben, o bien demasiado poco, dejando que se extinga, y perdiendo pues la Obra.

Primero están los sopladores meramente ingenuos. Estos se llaman a sí mismos alquimistas y luego de alquimia, poco o nada, aunque no obran con maldad, sino con ignorancia. Son un poco como niños inocentes.

Luego están los sopladores maléficos, que saben que no saben nada, pero intentan por alguna oscura razón hacer ver que saben. Sus motivos pueden ser egocéntricos, idólatras, de lucro, etc., diversos pero siempre destructivos.

viernes, 17 de febrero de 2012

Cajón de sastre

Exégesis del desorden
Algo ajeno para el profano en el panorama alquímico contemporáneo es la gran variedad de opiniones que se fraguan en los hornos del saber hermético. Pero creedme que, hoy día, existe todo un universo underground tanto en internet como en la vida real relacionado con la alquimia. El hecho de que el artista hispanohablante contemporáneo chapurree un poco diversos idiomas (quien más y quien menos) le hace muy proclive a extender su visión más allá de su país o región.

En este universo, del que se podría publicar una revista semanal de prensa rosa (¿"Corazón de Alquimista"?, se admiten sugerencias) hay todo tipo de personajes, unos públicos, otros famosos, otros conocidos, y un montón anónimos, pero que guardan un nexo común entre ellos: nadie está de acuerdo con nadie.

martes, 14 de febrero de 2012

¡Sígueme en Facebook!


He abierto una página sobre este blog en la red social Facebook, a fin de que el Arte pueda llegar a personas que pudieran estar interesadas y fuesen desconocedoras de este humilde índice de libros, opiniones y experiencias.

¡Sígueme, recomiéndame a tus amigos y dale al "Me gusta"! Si te gusta, claro.

domingo, 12 de febrero de 2012

Alquimia como cuántica macroscópica


Ya he expresado en diversas ocasiones que la alquimia nombra a las materias por sus características, más que por los elementos químicos que forman dicha materia. Esto nos lleva a un paradigma completamente distinto al de la química, confirmando una vez más que la química y la alquimia son ciencias muy separadas y no relacionadas directamente como se acostumbra a pensar. Para ello, expondré algún ejemplo.

El título de este artículo lo decidí por el hecho de que los filósofos consideran la materia como cuantos. Un cuanto es una partícula que no se puede separar; no porque esto sea imposible, sino que cuando se divide deja de ser lo que era, para convertirse en algo completamente distinto. Por ello, en alquimia las cosas son, y dejan de serlo radicalmente cuando ya no son, sin que una materia derive en otra propiamente dicho, sino que se transmuta, dado el caso. Esta sutil diferencia entre procesión de la materia y derivación contiene una idea filosófica importante, y es la de cambio frente a la de transformación esencial.

viernes, 10 de febrero de 2012

Paradojas alquímicas


A nadie se le puede escapar que los alquimistas se debaten en una continua paradoja vital. Por ello, voy a intentar esclarecer un poco algunas de las operaciones que se llevan a cabo en un Atanor.

Unas de las cosas que hacen los alquimistas es quemar con un fuego que no quema. A principio esto suena extraño, pero si aclaramos que los alquimistas nombran a las cosas por sus cualidades podemos comprenderlo. El fuego calcina, es su propiedad. Si queremos sublimar una sal, no hay más remedio que calcinarla, hasta que se eleve lo puro, sobre lo grosero, a fin de purificarlo. Pero Nuestro Fuego no es el común, sino que es un Fuego frío, dulce, penetrante, más sencillo que el mismo fuego vulgar. Igualmente, calcina la Tierra, pero de una manera filosófica.

Una vez el alquimista ha calcinado la Tierra, y por ende la ha sublimado, ya puede emplear este producto, que es el Mercurio, para disolver. Comunmente, solemos disolver con agua vulgar, pero los alquimistas disuelven con un Agua Seca, a la manera de los Sabios. Por ello, cuando el aspirante desea disolver algo, lo debe hacer en ese agua que no moja, y por tanto la disolución que obtenga no será una cosa sofística.

Y he aquí estas dos grandes y paradójicas claves: quemar con un fuego que no quema y disolver con un agua que no moja. Quien quiera ampliar un poco el tema, le recomiendo que lea los tratados de (pseudo)Arnau de Vilanova, quien explica ampliamente estos términos.

domingo, 29 de enero de 2012

Particular VS Universal

El sincero estudiante del Arte se habrá encontrado muchas veces ante una compleja tesitura: la Vía que sigo, ¿se trata de encontrar la auténtica Piedra Filosofal, o quizás es tan solo un Particular? Para intentar resolverlo, voy a enumerar el como alguien puede distinguir los caminos que va marcando la Naturaleza.

Muchos alquimistas, en sus libros, ofrecen miles de recetas: algunos, trabajando con metales, otros, con vino, con las más diversas sales, minerales, plantas, aguas, animales, orines, óxidos, sulfatos, carbonatos, etc., esperando encontrar el Rojo Cristal tras destapar un ennegrecido crisol o un sufrido matraz al rigor del fuego. De estas recetas es cierto que en muchos casos, y siguiendo a recomendados escritores, podemos llegar a fantásticas medicinas o incluso a transmutaciones, pero jamás a la Piedra auténtica.

miércoles, 25 de enero de 2012

Cuando practicar Alquimia, según el Picatrix


El Liber Picatrix es uno de los primeros grimorios de los que se tienen constancia. Fue escrito en el siglo X por el madrileño Maslama Abu l-Qasim con el título de Gāyat al-hakīm (El Objetivo del Sabio), y fue mandado a traducir al castellano y al latín por Alfonso X el Sabio, sobre el 1256. La temática de este manuscrito es básicamente la elaboración de talismanes, prestando especial atención al movimieto de los astros.

No voy a hacer aquí un análisis del libro, pues sería una cosa muy compleja y extensa; pero me gustaría comentar un detalle del que me dí cuenta, relativo a nuestro Arte. En el capítulo cuarto del primer tratado del libro, el autor recomienda esperar a que la Luna está en una posición favorable para realizar los diversos talismanes. Para ello, describe 28 casas astrológicas, cada una relacionada con cierta actividad. Sobre la tercera de estas casas, dice así:

domingo, 22 de enero de 2012

El lenguaje de los pájaros

Pongo este poema de Federico García Lorca, con el fin de que el refinado lector sepa apreciarlo. ¿Acaso alguien puede dudar del simbolismo hermético en estos bellos versos?

miércoles, 18 de enero de 2012

Igne Nitrum Roris Invenitur


Por el Fuego, el Nitro del Rocío se Encuentra
Nótese como la Sal, sublime y pura, escala por la pared del Vaso, de acuerdo a su Naturaleza Vegetativa, despierta ahora por el Fuego.

lunes, 16 de enero de 2012

Sal revivida


Cuando el artista desea usar cualquier tipo de sal puede obtenerla en su medio natural, o bien comprarla en el comercio y proceder a revivirla, siempre que sea necesaria para fines espagíricos.

Aquí, muestro como un poco de sal nitro disuelta en agua de lluvia y colocada en una simple vasija de cerámica destinada comunmente a contener helado atraviesa, con el paso de las semanas, la porosa pared de tierra hasta alcanzar su objetivo, que es aflorar, tal como se puede ver en las paredes de piedra de las bodegas, al otro lado.

Esta sal, preciosa y renacida, además de ser un fantástico ingrediente o primera materia para diversas cuestiones, parece ser un auténtico manjar para el ganado caprino, según lo atestigua una atenta observación de los lugares que lamen, cuando el pastor les deja, estos animales, los cuáles, quizás por ciencia infusa, saben apreciar el delicado valor de esta sustancia.

miércoles, 11 de enero de 2012

Aceites minerales, una auténtica medicina espagírica

De casi todos los minerales y sales se puede extraer  un aceite con propiedades medicinales, según el origen de este, si un artista aplicado practica con rectitud el camino del laboratorio. Ya hablé en otra ocasión del admirable Aceite de Tártaro, pero ahora me gustaría dar algunas pautas para generalizar el método.

Se pueden extraer aceites del antimonio, de la galena, de la marcasita, de la sal del tártaro, de la sal común, del azufre, del alumbre, etc., y aunque estos no intervengan para nada en la Gran Obra, nos deja toda una farmacopea yatroquímica con la que experimentar. Los aceites, si son preparados correctamente, son dulces y suaves, y no tienen propiedades malignas ni corrosivas, y se pueden tomar tanto internamente como aplicarlos exteriormente, con las debidas precauciones comunes, claro está.