viernes, 23 de diciembre de 2011

La Copa de Higía

La Copa de Higía es el símbolo que universalmente usan los farmaceúticos como signo de su profesión. Por supuesto, mantiene su significado esotérico, que se relaciona directamente con la alquimia.

Podemos observar dos elementos claves: la copa y la serpiente. Al lector versado en estas lides herméticas, podrá reconocer a nuestro Mercurio con forma de serpiente, que se enrosca, subiendo desde la Tierra, por el pies del cáliz hasta llegar al lugar donde se deposita el líquido, cosa que parece evidente, ya que el receptáculo está vacío. La copa, como sustitución del Vaso del Arte, cumple la función de recoger aquello que trae la serpiente, que no es otra cosa que el Mercurio, el Agua, que brota desde la Tierra. El ofidio es la misma alegoría que la Vara de Moisés, que golpea la roca por donde brota el Agua.

En la mitología griega, Higía era la diosa de la salud, hija de Asclepio, diosde la medicina, y hermana de Panacea ("medicina univesal") y de Yaso, diosa menor de la curación. Más tarde, pasó a verse como a una deidad lunar, cosa que viene en nuestra defensa, pues la Luna es el arquetipo de la feminidad, atributo del Mercurio una vez se ha corporizado en un cuerpo fluído.

Es curioso observar como el auténtico esoterismo se mantiene vivo a través de los diversos símbolos que pueblan nuestra riqueza cultural. Para que luego digan algunos que el Arte es cosa del pasado.

viernes, 16 de diciembre de 2011

Espíritu arriba, Espíritu abajo

Hacía unas semanas ya que no escribía nada en el blog, así que ya tocaba.

Hace poco tuve la lucidez de caer en la cuenta de algo que, bajo mi humilde opinión, ha confundido a muchos hermanos que se interesaban en el Arte Sacro. La "culpa" de este hecho la tiene Eugène Canseliet. Por supuesto, no soy quien para juzgar el trabajo de unos o de otros, pero me permitiré un comentario acerca de una afirmación, relativo al Espíritu Universal.